EL PESO DE LAS PEQUEÑAS COSAS

El peso de un copo de nieve


No hace falta ver caer la rama para deducir que cada copo es igualmente importante. y que si sigue nevando, al final, la rama cederá ante el peso de la suma de los copos.
Resulta decisivo, al fin, el pequeño esfuerzo de cada uno, la pequeña aportación de cada persona. Es probable que muchos no vean el significado, la importancia y la influencia de esa acción, de esa respuesta, de esa iniciativa, pero lo cierto es que cada una es determinante, es esencial. Sin ella no se habría conseguido nada.
Imaginemos que todo el mundo piensa que su contribución, por ser pequeña, no es necesaria. Nadie haría nada. ¿Se conseguiría algún cambio, algún progreso, alguna mejora? No, ciertamente.


Cuando somos los destinatarios de una acción bondadosa, vemos la importancia que ésta tiene. Si una persona a la que solicitamos ayuda nos la niega nos sentiremos desgraciados. Para nosotros fue decisiva la actitud de esa persona.
Analizadas las cosas desde un punto de vista holístico, hemos de decir que el mundo mejora a través de pequeñas acciones anónimas, de minúsculos gestos de personas que contribuyen a la transformación paulatina. Cuántas ONGs, cuantas actividades deportivas o de grupo son posibles porque todas las personas que participan, desde su pequeño esfuerzo, pero sumativo y coordinado, contribuyen a que un gran proyecto salga adelante, si una o varias personas se descolgasen, se rompería esa cadena que hace posible tantas grandes buenas acciones, como la que en estos momentos tanta gente voluntaría está contriuyendo a realizar en Haiti.
Esa vivencia de la solidaridad hace que las instituciones, las ciudades, los países y el mundo avancen en la buena dirección. Nos falta en ocasiones ese sentido de la pertenencia, esa sensación de colegialidad que nos hace vernos y vivirnos como parte de un todo.
La argamasa que une todas esas minúsculas acciones bondadosas es nuestro sentido de la comunidad, la convicción de que todos somos parte de una sociedad, de una especie, de una historia.
La prisa, la impaciencia, la desconfianza, el pesimismo y el fatalismo frenan la acción de muchas personas que desean ver traducidas en transformaciones inmediatas y radicales las pequeñas acciones, los esfuerzos minúsculos. No siempre se ve, pero siempre sucede la mejora. No siempre sucede inmediatamente, pero siempre se produce el avance. Ningún hecho generoso se pierde, ninguno es estéril en esa larga lucha por la dignidad que ha emprendido el ser humano a lo largo e la historia.
Por eso me parece tan certera aquella propuesta vital: “Por mí que no quede”. Es decir, que no dejará de caer el pequeño copo de nieve de mi aportación. Cada uno debe decirse a sí mismo que esa pequeña contribución resultará decisiva en el momento de la suma de los esfuerzos. Nunca me ha gustado la frase “nadie es imprescindible”. Es inhibidora y despectiva. Me gusta más esta otra: “Todos somos necesarios”. Es más positiva. Es más verdadera.

(Adaptado de un spot de Miguel Angel Santos Guevara y basado en un cuento, como tantos, lleno de sabiduría popular, como el dicho masai, que también recoge Miguel Angel, de que una gota de agua es suficiente para llenar un océano, Gota a gota, por supuesto. Esto enlaza con el movimiento ecologista actual, de muichos pequeños gestos = grandes cambios. Vale para tantas cosas esta filosofía! simple pero efectiva, el otro día me lo decía una alumna en un escrito “querer es poder” y logra más quién más se esfuerza y cree en lo que hace”. Por un mundo mejor valoremos los pequeños gestos, las pequeñas aportaciones en cascada)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s