EMIGRACIÓN E IDENTIDAD

José Antonio González Sainz toca en esta breve novela el tema de la emigración y la crisis de la identidad.

Con gran maestría y sabiduría moral, el autor nos desvela la enorme potencia que tiene la historia de los españoles que emigraron a las ciudades en los años del desarrollismo. Es, como casi siempre son las historias de emigración, una historia de desarraigo, inadaptación y conflicto.

El protagnonista deja una vida pobre y sencilla para buscar un futuro mejor para él y los suyos. Se instala en una industriosa ciudad vasca y ve como el mundo y su propia familia comienzan a cambiar a una velocidad de vértigo y de forma poco lógica. En esa población elegida si que se puede vivir mejor, desdel el punto de vista material, pero hay que hacerlo entre noticias “de gentes que asesinan a otras gentes –que las ajusticiaban, había leído– o las secuestraban y ponían bombas debajo o al paso de los coches”.

En este ambiente, dónde el bien y el mal se confunden y se cruzan, crece el hijo. Un día que el padre, al ver preocupado al hijo, le pregunta si puede ayudarle la respuesta del hijo es brutal: “Que me vas a ayudar tú, si eres un paleto de mierda y además uno de ellos”.  Ya antes había notado en la mirada de los otros que él no era de allí, que era de los otros, un “maketo”; había comprendido que, para ser aceptado, tendría que hacer dejación de parte de sus señas de identidad, morderse la lengua, no pensar sobre ciertas cosas.

El protagonista de “Ojos que no ven” se debatirá entre dudas morales, agravios, identidades. Es una obra profunda, a pesar de la sencillez que destila y que, por desgracia, tiene mucho que ver con lo que se vive en muchos de los pueblos del País Vasco, con las huellas dejada en ellos y sobre la vida de muchos de los que vinieron de otros lugares de España a hacer más rica esta tierra.

El libro viene avalado por criticas sumamente favorables, en una larga entrevista  para el Heraldo de Soria, J.A. González Sainz reflexiona sobre la emigración, sobre esas personas convertidas en “monstruos” que matan a seres humanos en nombre de una identidad, de un pueblo. Habla sobre esas identidades asesinas.

También reflexiona sobre el presente, sobre las consecuencias de las migraciones de los años 60, de los efectos  de un desarrollismo mostrenco. Concluye que le gustaría volverse a Soria, no por nada especial, para estar tranquilo y poder escribir. ¡Casi nada! Que lo haga y nos legue más magníficos libros como este.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s