¿Qué hemos aprendido en las vacaciones?

Un periodo de ocio y descanso se ha acabado y comenzamos un nuevo curso. Las vacaciones pueden suponer muchas cosas: deben ser tiempo de descanso y de desconectar de problemas; tiempo de reflexión; tiempo de observar las cosas desde otro prisma y abrirnos a nuevas experiencias; pueden y debieran ser tiempo de aprendizaje, porque indudablemente con el disfrute, los viajes, los intercambios y las nuevas experiencias se aprende, pero sólo aprende el que desea aprender y ve ocasión de ello en cualquier aspecto de la vida.

Viajar es una fuente incuestionable de aprendizaje. Si además lo hacemos a culturas nuevas, diferentes de la propia ni que decir que nuestra perspectiva del mundo puede enriquecerse sustancialmente.

Freya-Madeline Stark

Hoy día viajar como lo hacían los grandes viajeros del pasado es dificil. No tenemos el tiempo ni el dinero suficiente, y debemos conformarnos, en la mayoría de ocasiones, con viajar como turistas, esto es, en viajes organizados o auto organizados, pero con un tiempo limitado, lo que supone, al fin y al cabo, una visión muy superficial del país o lugar al que nos acerquemos. Aún así, hay diferentes modos de encarar cualquier viaje: hay quien va ciego y sordo a lo que no sea que ha oido que hay que ver y, hay la premura consiguiente de hacerse la foto típica que demuestre que uno también ha estado ahí. Otros, a pesar del viaje organizado, saben salirse de la rutina y observar aquello que se le pone a tiro con ojo crítico, con ojo ávido de conocer, con mirada sabia. Siempre hay momentos para el análisis, para la observación, para la comparación.

En los viajes, es importante también deshacerse de los prejuicios previos. Hay quien no va a tal o cual país por no se sabe que cosas que han oido o que todos repetimos y terminamos creyéndonos. O vamos pero ya con una idea preconcebida que nos hace verlo todoa travésde un filtro equivocado.

¡Yo no viajo a país de moros! se oye. Cuánta gente que al final ha sido vencida en sus reticencias va y vuelve encantando y arrepentido de sus anteriores prejuicios. Siria, por ejemplo, uno de los países considerado sosten del terrorismo internacional. Pues bién, es un país de una riqueza cultural e histórica increible y sus gentes son amables y hospitalarias con el forastero. Es un país seguro, donde el robo es mínimo, y se puede andar con total tranquilidad. Igual ocurre con muchos otros países del norte de Africa, países con costumbres y culturas diferentes pero con poblaciones amables dispuestas a acogernos y hacernos sentir bien y de las que podemos aprender tanto.

Pero para aprender debiéramos acercarnos con un mínimo conocimiento de esas culturas, de su historia, de sus costumbres para poderlas apreciar, absorber y entender, sumergirnos en ellas y salir con toda una cosmovisión enriquecida y nueva.

Desfile celebración de la fiesta nacional del 4 de Julio. Montana

A veces, incluso de nuestra culturas occidentales no sabemos gran cosa. Sobre EE.UU estamos llenos de prejuicios y sospechas: son racistas, conservadores, belicistas,… y no se qué mas. ¿Todos los norteamericanos son asÍ? ¿Todos tienen que ver con la política exterior de un gobierno que ha salido avalado por un 50,7% de votos? Está claro que no. Si vas a EE.UU, de lo primero que te das cuenta es de que es un país tan enorme, tan extenso y variado, que es imposible clasificar a sus ciudadanos por un patrón único. Vas a Montana y su enormidad de territorio muy poco poblado (3 habitantes por Km cuadrado), te da una imagen rural de gentes que se ganan la vida explotando el campo, verás indios alcohólicos, gentes procedentes dediversas culturas europeas y con diferentes credos y todo te dará una impresión de ruralidad. Pero accedes el oeste más occidental, costa del Pacífico, y sus ciudades son súmamente cosmopolitas. Hay algo ¡que conviene subrayar, cómo son sus gentes. El norteamericano medio es amable, en todos los lugares llama la atención la amabilidad, las ganas de ayudar al foráneo y para ello se esfuerzan dedicando parte de su tiempo, de un tiempo que nosotros no dariamos por nadie que nos preguntara donde está no se qué. Ciertamente, viajar ayuda a desterrar prejuicios. El norteamericano no es el ogro con rifle en mano que te va a avasallar, todo lo contrario, puede ser esa persona que en medio de la noche en una gasolinera perdida en el medio oeste, te enseñe como rellenar de carburante tu coche y pagar con tarjeta, o te lleve en su coche a un lugar por el que has preguntado. Esta ha sido nuestra experiencia ampliamente constatada este verano.

En resumen, hemos aprendido que hay que saber sobre los países y las culturas antesde viajar a ellas y al hacerlo dejar los prejuicios en casa.

Un consejo, viajemos con los ojos y el espíritu abierto, se aprende un montón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s