CONTRA LOS MITOS EN TORNO A LA INMIGRACIÓN

Los inmigrantes abusan de la seguridad social porque en sus países no tienen”, “los inmigrantes son gente sin estudios”. Estos son algunos de los mitos que circulan en la sociedad y que en tiempos de crisis, como los que ahora estamos viviendo, exacerban la xenofobia y el racismo. Veamos algunos datos extraídos de informes precisos.

>> Educación: Los inmigrantes son gente sin formación. Según el informe “Perdiendo oportunidades”, dirigido por Adela Ros, las personas procedentes de Europa del Este y Latinoamérica tienen, de media, una formación superior a la española.

>> Salud: Los inmigrantes abusan de los servicios médicos de la seguridad social porque en sus países no tienen. Según la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (semFYC), Las personas inmigradas van al médico la mitad que las autóctonas: representan el 10% de la población española, pero sólo el 5% de los pacientes. Pese a que muchas de ellas sólo pueden acudir a urgencias (porque no tienen tarjeta sanitaria), representan el 5% del servicio. Del gasto sanitario, sólo un 4,6% es atribuible a atención a personas inmigradas.

>> Seguridad Social: Los inmigrantes se aprovechan de la seguridad social y sacan beneficio de nuestro Estado del Bienestar. Según datos proporcionados por Joan Oliver, catedrático de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), la diferencia entre las aportaciones a la Seguridad Social y el gasto originado por la población inmigrada, supuso en 2008 un beneficio de 5.000 millones de euros para el Estado español.

>> Criminalidad: Las cárceles están llenas de inmigrantes, porque delinquen más. Explica Iñaki Rivera, director del Observatorio del Sistema Penal y los Derechos Humanos de la Universitat de Barcelona (UB), que es cierto que en las cárceles españolas hay un alto porcentaje de población inmigrada (35%), pero que ello no se corresponde necesariamente con un alto porcentaje de población que delinque en comparación con la autóctona: “los inmigrantes sufren con más rigor toda la cadena del sistema penal, desde su detención hasta el cumplimiento de la pena. Proporcionalmente, la policía los detiene más y los jueces sentencian más cárcel preventiva contra ellos porque no tienen domicilio conocido, por riesgo de fuga o por falta de arraigo social o laboral. Además, como no pueden pagar la responsabilidad civil del delito, no disfrutan de permisos”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s