Archivo de la categoría: Literatura para la multiculturalidad

Aquí se trata de recoger noticias sobre libros que nos acercan al tema del cruce de culturas, la mixtura, problemas de la inmigración o simplemente literatura que nos trae otros acentos, otras miradas.

La riqueza de sentirse extranjera

Los libros de la autoraa hindu-americana Jhumpa Lahiri son una delicia y toda una lección de superación para los que vivien a caballo entre dos culturas o más.

La autora de "Tierra desacostumbrada",  "El buen nomb re" y  "La hondonada".

La autora de “Tierra desacostumbrada”, “El buen nomb re” y “La hondonada”.

Ella, a pesar de nacer en Londres en 1967, escuchó y prounció sus primeras palabras en bengalí aunque fue educada y escribe en inglés. Dice que el inglés es como una madrastra con la que se lleva bien. Sus obras reflejan esas tensiones entre las distintas identidades que pueden estar en pugna dentro de una misma persona. La lucha entre el deseo de una identidad y el sentimiento de respeto y fidelidad a la cultura heredada. Cuenta Jhumpa Lahiri como se crió en Rhode Island y como todos los veranos iban a Calcuta, cuando volvía nadie le preguntaba nada, debían pensar que era un lugar terrible y ya había tenido suficiente con vivrlo. En los años 70 el tema de la interculturalidad no se vivía como se puede vivir hoy en día y, relamente, le tuvo que resultar muy conflictivo a nivel interno vivir en casa la cultura india que sus padres se dedicaban a conservar y transmitir, y luego, de puertas a fuera, vivir la cultura americana y sajona: el idioma, la música, las creencias,…. Los libros que leía de niña no contaban historias que tuvieran que ver con gentne como ella o su familia, por eso dice, que muchas veces deseó ser otra persona.

Hoy ella trata de reflejar en sus libros e historias el choque cultural, pero dice que los personajes de sus libros viven experiencias que no son sólo debidas al hecho de encontrarse entre dos culturas, sino que son situaciones que le pueden devenir a cualquiera en cualquier momento y lugar. Ella y su familia viven hoy día en Italia y su marido y ella lo han elegido voluntnariamente porque piensan que para sus hijos el hecho de sentirse y saberse extranjeros en otra tierra va a ser una experiencia enriquecedora que relativiza tantas cosas y te hace mucho más abierto. Jhumpa lahiri ha ganado   Premio Pulitzer, Premio O. Henry,Beca Guggenheim en artes creativas, Estados Unidos y Canadá, sus libros son muy recomendables por cuento tienen calidad literaria, la autora es una gran contadora de  b ellas y conmovedoras historias, además de transmitir profundos valores culturales.

Orígenes, identidades, patrias,….

Las migraciones han hecho aflorar,  a menudo, el miedo a la pérdida de identidad, de los que llegan, y por parte de quién los recibe; de una merma de la patria propia. Se habla de pueblos, países  y naciones como de algo perenne y con derechos concedidos no se sabe bien por quién, que solo atañen a sus moradores con “pedigree” no se sabe cómo y con qué criterios comprobado y avalado.

Leyendo el libro “Orígenes”  del escritor libanés residente en Francia, Amin Maalouf,  Premio Príncipe de Asturias (2010) , encontramos el siguiente pasaje que no nos resistimos a reproducir:

     ” Hace apenas cien años los cristianos del Líbano decían de buen grado que eran sirios, los sirios andaban mirando hacia La Meca para buscarse rey, los judios de Tierra Santa se proclamaban palestinos…. Y Botros, mi abuelo, se decía ciudadano otomano. Aún no existía ninguno de los Estados del actual Oriente Próximo, ni siquiera se había inventado el nombre de esa comarca; solía decirse: la Turquía de Asia.

    Desde aquellos tiempos, mucha gente ha muerto por patrias supuestamente eternas y otra mucha morirá mañana.”

En este libro, Amin Maalouf , árabe cristiano, va en busca de sus orígenes y este viaje de memoria, investigación y búsqueda de las raíces de su identidad le lleva de París a Líbano, de allí a La Habana (Cuba), repasando todos las ramas familiares dispersas por el mundo (EE.UU, Egipto, ….). Son muchas las reflexiones a las que nos conduce el autor, fruto y resultado de distintas  culturas, lenguas, religiones e identidades cruzadas. Nadie mejor que él para el escepticismo acerca de las patrias eternas y las identidades monolíticas , y si en cambio abierto a un multiculturalismo  respetuoso y dialogante.

Un escritor tangerino, Mohamed Chukri

Así se sentía el, de Tanger, Marruecos le parecía algo distante. Nació en 1935 cerca de Nador y muere en el 2008, de cáncer. Hombre sencillo, de orígenes muy humildes, va a ser un niño de la calle impelido por la violencia del padre que le lleva a abandonar el hogar paterno.  Su vida se verá entretejida de miseria, prostitución, drogas y encarcelamiento. Este último hecho será providencial pues aprende a leer y escribir en la cárcel y posteriormente hará estudios.  En los años 60 se instala definitivamente en Tanger y comienza a publicar sus obras.

Las obras que le han dado mayor reconocimiento son la trilogia autobiográfica que empieza con Al-jubz al-hafi (El pan desnudo), sigue con Zaman al-Ajta (Tiempo de errores), y finalmente Rostros, amores, maldiciones (edición en español del 2002).  Es considerado uno de los mayores escritores de Marruecos.

En una entrenvista que le hicieron en sus últimos años, decía lo siguiente:

Soy un antiguo analfabeto autodidacta que, deseó transmitir a los demás aquello que había aprendido. (…). A la edad de 20 años, tuve la disyuntiva entre convertirme en contrabandista o ir a estudiar árabe y español en El Harache. (…) En mi vida me he enfrentado a tres desafíos: aprender a leer y a escribir, salir de esa clase social denigrada y, por último, sublimar mi vida a través de la escritura. (…) Más tarde, me di cuenta de que la escritura podía ser también una forma de denunciar y protestar contra aquellos que me habían robado la infancia, la adolescencia y parte de mi juventud.  (…) 

                        “Ejerzo mi vergüenza contra una

           época determinada, humillante y miserable”

Mi caso es bastante excepcional. No tengo nada que perder. No llevo ningún titular familiar que exija deferencia y al que correría el riesgo de mancillar al escribir como lo hago. Soy un Mohammed desconocido en la historia y defiendo a la gente que la historia oficial siempre ha olvidado.

 

 Extracto del Pan desnudo  

” Lloraba la muerte de mi tío junto con algunos chicos. Ya no lloraba sólo cuando me pegaban, o cuando perdía algo. Ya había visto llorar también a otros. Era la época del hambre en el Rif, la sequía y la guerra.

Una tarde, no podía detener mis lágrimas de tanta hambre que tenía. Chupaba y rechupaba mis dedos. Vomitaba sólo saliva. Mi madre me decía, para calmarme:

– Cállate, vamos a irnos a Tanger. Allí hay pan en abundancia. No llorarás más por el pan cuando estemos allí. En Tánger la gente come hasta saciarse ¿Ves a tu hermano? Él no llora.

Dejaba de llorar cuando veía su cara pálida y sus ojos hundidos. Pero la paciencia que me infundía el mirarle no duraba mucho… Vimos cadáveres de animales mientras nos íbamos a pie de camino al exilio. Los rondaban perros y pájaros negros. Hedían, tripas abierrtas, podredumbre.

Por la noche se oía el aullido de los lobos cerca de la tienda que montábamos allí donde el cansancio y el hambre podían más que nosotros. Incluso algunos enterraban a los suyos donde caían muertos, víctimas del hambre. (…).

En Tánger no vi las montañas de pan que me había prometido mi madre. También había hambre en este paraíso, pero era menos mortal que en el Rif”.

Mohamed Chukri. El pan desnudo. Montesinos, Barcelona, 1988, pp. 11 y 12.

 

TIERRA DESACOSTUMBRADA

 Fue designado Mejor Libro del Año 2008 por el periódico The New York Times, Tierra desacostumbrada fue objeto de un torrente de admiración por parte de la crítica estadounidense. Además, algo inaudito para una obra literaria, logró colocarse en el primer lugar de las listas de ventas y suma hasta la fecha más de 680 mil ejemplares vendidos en ese país. Se trata, sin duda, de un caso único en el panorama editorial reciente. Quizás el secreto esté en que los relatos de Lahiri –que suelen girar en torno a las vivencias de las familias de ascendencia bengalí en Estados Unidos. no se detienen meramente en plasmar la experiencia de la inmigración, sino que retratan con gran fidelidad y sin cortapisas las vivencias y emociones que ocupan y preocupan a un amplio sector de la sociedad moderna. Son historias acerca de una variada galería de personajes caracterizados con singular delicadeza y simpatía: hermanos y hermanas, padres e hijos, maridos y mujeres, amigos y amantes que se ven obligados a afrontar momentos fundamentales en sus relaciones y navegar como pueden en aguas desconocidas entre la inocencia y la experiencia, entre los dictados de la remota tradición familiar y la emancipación personal, entre el impulso de reinventarse a sí mismos y definir su identidad en un mundo fragmentado.

Desarraigos. CAIRO Suite

La emigración siempre ha sido un “oficio” duro y dificilmente compatible con la autoestima, parece que todos se empeñan en convecer al emigrado y  convertido en inmigrante de lo que le conviene hacer  para vivir en el nuevo país.  Nadie, o casi nadie,  se pone a pensar en lo que esa persona ha dejado e irremediablemente no puede y, quizás nunca pueda, recuperar. De esa vida truncada, mejor o peor, pero con sus vivencias, sus amores y arraigos, sus costumbres y creencias que son parte de la persona misma, y que en el lugar de llegada, pocas veces va a poder manifestar tal cual las siente. El inmigrado debe ponerse la máscara del eternamente agradecido porque le dejan respirar el aire del lugar de llegada.

El libro CAIRO Suite  de Lucette Lagnado, judia nacida en Egipto, narra la historia de su familia  y el éxodo al que se verá sometida tras la revolución de Nasser.

Su padre, hombre de negocios, les ofrece una vida cómoda y en un ambiente culto  y refinado , pero la situación en Egipto es tal para los judios, que ya no se sientes seguros y se ven obligados a dejar el país dejándolo todo atrás, pues el gobierno no les deja llevarse nada.    Lucette, una niña cuando abandonan El Cairo, recuerda y narra la historia de su familia en un afán desagraviar la figura de su padre, hombre  de negocios, que en  Nueva York se vió obligado a vender corbatas en la calle. Hablaba un correcto inglés, con acento británico, que parecía molestar mucho a algunos funcionarios de inmigración y a alguna asistenta social, pues este hecho ponía en jaque todos los presupuestos que tenían sobre los que llegaban al país. Hombre culto, amable, de delicada cortesía va a ser mal interpretado:

“Mi padre le escuchó amablemente (a la asistenta) y se limitó a hablar sólo para responder preguntas explícitamente dirigidas a él. Su actitud fue tan serena y cortés que la asistente social lo interpretó erróneamente y creyó que su silencio era una manera de demostrar desdén, que su actitud era servil, cuando en realidad papá se esforzaba por demostrar su máximo nivel de caballersoidad, porque sabía que nuestro destino estaba en manos de esa mujer.” 

El padre de Lucette es un judio muy creyente y piadoso, que procede de un mundo postcolonial de gran refinamiento. No le gusta lo que ve en América, pero la señora Kirschner creía que para lograr la adaptacíón era imprescindible que León abandonara sus extrañas y anticuadas creencias para adoptar las ideas modernas y progresistas estadounidenses. Lucette se hace las siguientes reflexiones: “Mi padre no estaba en absoluto convencido de que los valores que regían en Nueva York pudieran superar los que cimentaban la sociedad de El Cairo. No admitía la posibilidad de abandonar la cultura que amaba y en la que confiaba,…..por integrarse en la sociedad neoyorquina.  -Somos árabes señora. Se trataba de un trágico conflicto de culturas.”

Es un bello libro, que como tros tantos, narra el desarraigo, el choque cultural, la incomprensión y el dificil entendimiento que podría paliarse si tuviéramos la sensibilidad y la capacidad de escucha para ponernos en la piel del otro. Está claro que la gran mayoría estamos necesitados de un aprendizaje en destrezas multiculturales.

LIBROS INTERCULTURALES PARA ESTE VERANO

Aprovechando que todos tenemos algo más de tiempo, y que deseamos, por lo general, aprender a la que vea que deleitarnos, hacemos aquí algunas sugerencias para quienes deseen leer sobre otras culturas, descubrir nuevos horizontes, otras perspectivas, otras maneras de contar. También para aquellos que deseen reflexionar acerca de nuestras sociedades actuales y hacía dónde podemos y debieramos ir. La literatura no sólo puede y debe entretenernos, sino ayudarnos a crecer.

  •  “Del  cielo a la montaña” por Iñaki Carro

Recomendar este libro nos es doblemente grato. La obra es magnífica con un tema impresionante, pero es que, además, quien la escribe es el que durante este curso ha sido uno de nuestros orientadores en el Instituto. ¡Que calladito se lo tenía! algunos nos hemos enterado hace nada que teníamos un escritor entre nosotros. 

Del cielo a la montaña es un fruto tardío del acompañamiento internacional a las Comunidades de Población en Resistencia guatemaltecas (CPR). Tardío, porque su simiente brotó ya a mediados de los noventa en las montañas del norte del Quiché, un lugar al que llegaron desde todos los rincones del mundo decenas de personas comprometidas con las víctimas del genocidio. Aparte de narrar la resistencia de estas poblaciones para evitar ser asesinadas por el ejército guatemalteco, el libro tiene otro propósito que es devolver la voz a los indígenas para que sean ellos los que cuenten su historia.  El libro trata, también, de desentrañar la cosmovisión de estos pueblos.

El libro está protagonizado por un grupo de jóvenes misioneros que llega en 1958 a una Guatemala (a la región ixil) anclada en el sincretismo religioso y los albores de la guerra, sobre un trasfondo: el del robo y expolio de los territorios indígenas y sus recursos naturales. Porque esa es, y no otra, la verdadera razón que explica los más de 200.000 muertos, 45.000 desaparecidos y 440 aldeas destruidas. Para la realización de esta obra se han utilizado documentos militares desclasificados y que han permanecido ocultos durante años.  Un libro sumamente interesante de los que hay que leer para conocer retazos de la historia usurpada.

  • “Contra el Viento”  Angeles Caso

En este libro Angeles Caso intenta dar voz a las mujeres que luchan contra el viento de la miseria y la marginación por el sueño de la educación y de una vida digna, como ella dice, la voz de las nuevas heroinas del siglo XXI. Este libro es la historia de una mujer africana, como tantas, que intenta ur contra un destino de miseria, humillación y muerte por alcanzar el paraiso europeo. En esa peripecia vital, nada se le va a dar gratis ni facil, el sufrimiento es el tremendo peaje de ese viaje.

  • “Todo lo Bueno Llegará”    Sefi Atta

Esta jóven escritora, trabajaba en Nueva York como contable hasta que  decidió dedicarse a escribir. Con esta, su primera obra, ha sido  galardonada con el premio Wole Soyinka de literatura africana. En una entrevista, preguntada sobre el futuro de su país, a pesar de la historia turbulenta de Nigeria, la escritora se muestra esperanzada, es un país joven, de poco más de 48 años desde que se indnependizó de Inglaterra.

La autora nigeriana nos sumerge en una historia , la de su propio país, que se desarrolla en los añós 70 durante el gobierno de los militares. La autora trata, mediante la historia de dos jóvenes nigerianas que se enfrentan de un modo diferente a su futuro, desentrañar mitos y estereotipos culturales sobre la realidad nigeriana y africana en general. El libro hace un recorrido vibrante y sentido sobre la historia  turbulenta de este país desde la dçecada de 1970 hasta nuestros días.

  • “León el Africano”  Amin Maalouf

León el Africano fue el nombre cristiano de Hasan bin Muhammed al-Wazzan al-Fasi es el personaje del libro de Malaouf. Nace en Granada pero, cuando los Reyes Católicos la conquistan, su familia se traslada a Fez. Allí estudiará en la universidad. Después comienzan sus viajes por Africa y distintos lugares del Mediterráneo. Es asombroso el modo como narra Maalouf la vida de León el Africano aunándolo con las descripciones de distintas ciudades y paisajes que conforman un mosaico histórico y de costumbres realmente interesante.  León el Africano, a petición del Papa, escribiría:  “Della descrittione dell’Africa et delle cose notabli che ivi sono”  (Descripción de África y de las cosas notables que ahí hay). Es un libro magnífico que se lee de un tirón y da pena que se acabe.

“Identidades asesinas” de Amin Maalouf

Es un libro de esos que se dice, y esta muy manido el término, imprescindible. Es fascinante de qué modo tan sencillo Amin Maalouf nos conduce por la reflexión acerca de las identidades, sus componentes, así como el problema de el Islam y Occidente: dos civilizaciones, dos formas de entender el mundo y la vida y dos identidades que se sienten amenazadas. ¿Por qué los fundamentalismos? ¿Por qué el mundo musulmán se ha quedado rezagado en el progreso frente a occidente? ¿En qué momento ocurre eso y cómo? ¿Ha sido el cristianismo el acicate para el progreso? ¿Ha sido el Islam la causa del retraso? Maalouf da un breve repaso a la historia y parecen deshacerse estas hipótesis: ccuando el mundo musulmán conoce su apogeo y desarrollo, tanto en las ciencias como en las artes, el cristianismo estaba sumergido en el oscurantismo de la Edad Media, la Inquisión y las hogueras; al revés, en el momento que occidente empieza su despegue con las revoluciones científica, tecnológica e industrial, la Iglesia sigue siendo una rémora para el pensamiento lkibre pero occidente avanza como una locomotoora mientras que el mundo musulman se hunde en el marasmo. Si modernizarse y avanzar ha de significar occidentalizarse,  perder tus señas de identidad  ¿cómo no sentirse confundido, humillado, agraviado, incluso rabioso y desear que todo se derrumbe? Hay que leerlo.

  • “Medio sol amarillo”  de Chimamanda Ngozi Adichie

Medio sol amarillo, recrea un período de la historia contemporánea de África: la lucha de Biafra por conseguir una república independiente de Nigeria, y la consecuente guerra civil que segó la vida de miles de personas. Con gran empatía y la naturalidad de una narradora comprometida, Chimamanda Ngozi Adichie recrea la vida de tres personajes atrapados en las turbulencias de la década. Es una mirada sobre el centro de Africa que no debe faltarnos.

  • ” El haren político: el profeta y las mujeres” de Fatima Mernissi

Fatima Mernissi escapó a un destino de enclaustramiento y negación personal que era lo que le tenía destinado la tradición. Fue educada por mujeres analfabetas apartadas del mundo en nombre del honor. Doctora en sociología y profesora de la Universidad Mohamed Vde Rabat, es toda una autoridad en estudios coránicos y en estudiar la situación de la mujer en el mundo islámico. Fue galardonada con el Premio Príncipe de Asturias en el 2003. Un día Fatima escuchó decir en una tienda, de modo sentencioso por un maestro,   siguiente al-haidz  y un al-hadiz no es cualquier cosa, sino que son documentos que recogen descripciones minuciosas de cosas que dijo el Profeta,   “¡No conocerá nunca la prosperidad el pueblo que confíe sus asuntos a una mujer!” (lam yaflah qaw-mun wallaw amrahum imra’a). Esto  acicateó a Fatima Mernissi a profundizar en los textos sagrados en los que pocos se sumergen, pero muchos dicen lo que dijo el que lo dijo para no hacer, a veces, más que reflejar un espíritu misógino que poco tiene que ver con el Profeta.  Adentrarse en el estudio de los al-hadiz no es fácil porque hay tomos y tomos comentados oscuramente. Fatima se sumerge en ese mundo para desentrañar las interpretaciones más oscurantistas empeñadas en que la mujer no exista políticamente. Libro interesante, para todo el que quiera conocer de verdad lo que ocurre en el mundo islámico.

EMIGRACIÓN E IDENTIDAD

José Antonio González Sainz toca en esta breve novela el tema de la emigración y la crisis de la identidad.

Con gran maestría y sabiduría moral, el autor nos desvela la enorme potencia que tiene la historia de los españoles que emigraron a las ciudades en los años del desarrollismo. Es, como casi siempre son las historias de emigración, una historia de desarraigo, inadaptación y conflicto.

El protagnonista deja una vida pobre y sencilla para buscar un futuro mejor para él y los suyos. Se instala en una industriosa ciudad vasca y ve como el mundo y su propia familia comienzan a cambiar a una velocidad de vértigo y de forma poco lógica. En esa población elegida si que se puede vivir mejor, desdel el punto de vista material, pero hay que hacerlo entre noticias “de gentes que asesinan a otras gentes –que las ajusticiaban, había leído– o las secuestraban y ponían bombas debajo o al paso de los coches”.

En este ambiente, dónde el bien y el mal se confunden y se cruzan, crece el hijo. Un día que el padre, al ver preocupado al hijo, le pregunta si puede ayudarle la respuesta del hijo es brutal: “Que me vas a ayudar tú, si eres un paleto de mierda y además uno de ellos”.  Ya antes había notado en la mirada de los otros que él no era de allí, que era de los otros, un “maketo”; había comprendido que, para ser aceptado, tendría que hacer dejación de parte de sus señas de identidad, morderse la lengua, no pensar sobre ciertas cosas.

El protagonista de “Ojos que no ven” se debatirá entre dudas morales, agravios, identidades. Es una obra profunda, a pesar de la sencillez que destila y que, por desgracia, tiene mucho que ver con lo que se vive en muchos de los pueblos del País Vasco, con las huellas dejada en ellos y sobre la vida de muchos de los que vinieron de otros lugares de España a hacer más rica esta tierra.

El libro viene avalado por criticas sumamente favorables, en una larga entrevista  para el Heraldo de Soria, J.A. González Sainz reflexiona sobre la emigración, sobre esas personas convertidas en “monstruos” que matan a seres humanos en nombre de una identidad, de un pueblo. Habla sobre esas identidades asesinas.

También reflexiona sobre el presente, sobre las consecuencias de las migraciones de los años 60, de los efectos  de un desarrollismo mostrenco. Concluye que le gustaría volverse a Soria, no por nada especial, para estar tranquilo y poder escribir. ¡Casi nada! Que lo haga y nos legue más magníficos libros como este.